31.10.12

¡Mi tesoro!

¡Muy buenas a tolmundo! Cuanto tiempo sin escribir por aquí, ¿verdad? no volverá a repetirse.

Sé que os debo un post para explicar mi vuelta de Inglaterra, espero que sepáis perdonármelo, nunca terminé de ver el momento ni el modo de escribirlo, simplemente ¿por qué estar en un lugar donde sabes que no quieres estar?. Estoy muy feliz de haber tomado la decisión de volverme, en mi anterior post me despedía con un diálogo de Martín Hache en el que decía entre otras cosas que tu patria son tus amigos, y yo soy mucho más patriota de lo que creía, aunque no de esos de las telitas en alto con palos de escoba.

Pero hoy quería escribir para contaros otro feliz acontecimiento, un acontecimiento que me hizo mucha ilusión y quiero reflejarla en un post, porque la ocasión se lo merece.

Veréis, cuando me piré, mi madre ordenó mis habitaciones, y tuvo a bien reubicar en alguna estantería cosas que estaban en otros sitios, vamos, lo que viene siendo una reubicación estándar pero con mis estanterías como destino, como resultado de tal maniobra me encontré con una estantería llena de películas de estas que te dan en un cartón con los periódicos, películas que estaban de canto y al ser de las finas no se veía que películas eran, por lo que daba por hecho que era la colección de Manolo Escobar que hizo mi madre hace unos años, estas cosas pasan. No me preguntéis por qué, pero unos días después decidí revisar lo que había entre esas películas, ¡y vaya sorpresa! ¡nada más y nada menos que 16! ¡16 películas suyas!

¿Cómo que de quién? ¿pues de quién va a ser? ¡De "El abuelo"!¡ Paco Martínez Soria! en aquella estantería había tenido todo este tiempo tesoros como "Don erre que erre", "Abuelo made in Spain" o, todos en pie, "!El alegre divorciado¡" (aplausos). Películas todas ellas míticas, todas ellas parte de mi infancia, y todas ellas dignas de un maravilloso e ineludible ciclo de visionados que tendré a bien hacer durante los próximos días.

Todavía recuerdo aquel momento en que casi mato a un sucio comeflores en el etnosur, cuando vio en mi riñonera la chapa de nuestro héroe y se atrevió a decirme ¡a mi!, que era un facha, por poco se tiene que comer su flauta y sus cuatro perros de una tacada el muy sucio.

Y es que amigos, junto a Berlanga, este tío es de lo mejor que nos ha dado el cine clásico español, y aquí tenéis a un tío de 26 años, con esas 16 películas en sus manos, sintiéndose como aquel niño de 6 años que lloraba de la risa al ver al bueno de Ramón comerse una docena de huevos disfrutando de su reciente divorcio o a Marcelino llegar con su cabra a Madrid. Seguro que hasta Tapanez disfrutaría estas obras maestras, me atrevería incluso a decir que serían del agrado de El Macho, aunque después de que me dijera que "Eduardo manostijeras" era una mierda no sé si se merece esas mayúsculas ni ese apelativo el puto madicon de mieddha

¡Que viva Paco Martínez Soria!

P.D. Si así lo deseáis podéis asistir a alguno de los visionados de estas películas en la filmoteca Migui, vuestra filmoteca de referencia.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

tu hablando de cine? no mientas, prometiendo el porque de tu vuelta y luego nos hables del Gran Paquito, que, por otro lado, se lo merece mil!

Una judía con forma de Lider.

The crow dijo...

Sé que es raro, pero por una vez he hablado de cine... jaja

Nana nananana...

Anónimo dijo...

jajajaja!

Tapanez dijo...

Mi TOP de Paquito es "La ciudad no es para mi", con su timo de la estampita, su nuera tan señora y amargada, esas voces tan de la época... grande, muy grande :____)

¿Estará para bajar en HD? Busca, anda, tú que tienes tiempo.

ali dijo...

por lo que recuerdo de la peli de la ciudad no es para mi, no era una cabra era una oveja y la e vaya par de gemelos y peliculón me sigo partiendo con ella

Raúl dijo...

Con toda la mierda que ves, ya estaba bien que de vez en cuando te pasaras a ver algo de calidad...